París pone multas de 68 euros a los fumadores que tiren colillas en la calle

Paris ha decidido demostrar a todos los ciudadanos la única manera que tiene para evitar que la ciudad siga acumulando tal cantidad de desperdicios debido a las colillas. Invierte mucho dinero en empresas de limpieza como en http://empresadelimpiezaenbarcelona.es/, por lo que van a reducir el consumo como sea.

Se estima que anualmente se recogen hasta 350 toneladas, lo que viene siendo una cantidad muy exagerada.
Desde hoy hay más de un centenar de funcionarios quienes se encargan de controlar las ciudades para controlar si realmente los usuarios tiran o no colillas al suelo. Este hecho, que en Paris es demasiado común, tendrá asociado una multa de nada menos que 68€.
Hoy han empezado a ir en serio: hasta este momento lo único que habían hecho era avisar de la multa que se podían llevar.

Una medida por el bien de todos

Según el ayuntamiento, estamos hablando de un material muy contaminante para el medio ambiente. Tenemos que recordar que un cigarrillo está compuesto de contaminantes como el cadmio, plomo así como la clásica nicotina.
En forma de gas dañan de una forma muy intensa tanto la fauna como la flora… sin embargo, los científicos apuntan a que todavía puede ser más perjudicial si se tira la colilla.
Los expertos han asegurado que esta medida va por buen camino ya que ayudará a mejorar la limpieza de las calles de Paris (que siempre se ha considerado bastante deficiente). Esta medida se ha aprobado debido a las quejas de los propios ciudadanos en base a este hecho en concreto.
Para hacer más fácil el hecho de deshacerse de una colilla, se han modificado hasta 30.000 papeleras instalando algunos accesorios para que en ellas se puedan apagar y tirar sin que supongan ningún tipo de riesgo. Pero no solo eso, también se han distribuidos nada menos que 15.000 ceniceros para evitar que este hecho se pueda seguir produciendo.
Anne Hidalgo, la actual alcaldesa, ha pedido a las empresas colaboración para poder recriminar a todos los fumadores que se colocan en las puertas de sus establecimientos y dejan todo el suelo lleno de colillas.
Eso si, estos funcionarios inspectores de limpieza no podrán actuar contra las colillas que ya se encuentren en el suelo, para poder multar a los transeúntes será necesario que los pillen con las manos en la masa.
Una medida que, en principio, puede parecer algo polémica pero que ha sido pensada mirando por el bien de los ciudadanos en general.

Leave a Reply